lunes, 30 de noviembre de 2009

Notas Dispersas sobre la Tierra Austral (Parte Primera)

Prólogo

Si bien la historia del ser humano, respecto a su relación con el continente antártico (polo sur, generalizando), es relativamente moderna - los primeros avistamientos, que se sepa, datan de finales del siglo XVIII, o todo lo más principios del XIX -, pasando por el importante hito de ser el único continente nunca habitado por civilizaciones humanas (al menos, hasta donde se conoce, y si no contamos con las bases científicas de distintas naciones que allí han campado más recientemente, claro). No es de extrañar, puesto que el continente antártico o antártida es un lugar tremendamente inhóspito, y sus condiciones extremas han impedido un desarrollo y asentamiento de cualquier tipo de vida en ella; por supuesto, pueden encontrarse en algunos puntos de tan inmensa región al ocasional albatros, a pingüinos de pomposo caminar, amen de focas y otros, cuya subsistencia no depende realmente del continente, sino del mar que lo circunda. Se han hallado, sin embargo, restos paleobotánicos de extensos bosques de helechos arborescentes, de la era llamada Paleozoica (aprox. hace 500 millones de años, ahí es nada); por supuesto, esto ocurría cuando el continente antártico aún no se encontraba en el polo geográfico, es decir, antes del cambio de inclinación del eje de la tierra. Aún hoy día, apenas pueden encontrarse líquenes y algunos musgos que, como toda vida, tiende a tratar de mantenerse en su estado. En todo caso, pocas especies del reino animal o vegetal son capaces de adaptarse a temperaturas bajo cero grados, en el planeta.

Como decimos, un continente largo tiempo deshabitado, inexplorado y virgen, (desde el punto de vista del ser humano); un territorio misterioso, que ha inflamado la inspiración de Edgar A. Poe, Jules Verne o Howard P. Lovecraft, entre otros. Un territorio que ha dado a las especulaciones más delirantes, entre los amantes de las conspiraciones de estructura paranoide. Sin embargo, no resulta la antártida un continente tan desconocido, si en lugar de nuestra acostumbrada visión antropocéntrica, nos lo planteamos desde una perspectiva un poco más... alienígena, digamos. Por supuesto, la carencia del ser humano de ciertos receptores sensitivos - como un buen sónar, un poner - no ayuda en demasía, a comprender esas otras formas de captar lo real; pero hagamos el intento. Dicho esto...


Cronología Superficial e Incompleta de Ciertos Hechos Acacecidos en la Antártida

(Advertencia: como se comprenderá, algunas de las fechas consignadas son aproximativas)

  • La noche de los tiempos (hace 1.000 millones de años): La especie conocida como los Antiguos (Elder Things, también Annunnaki o Anakim) llega desde espacios ignotos, con intención de poblar la joven Tierra. Aterrizan en el océano Antártico, donde comienzan a construir su primera ciudad, en las profundidades marinas - no falta quien la asocia con la mística Kaddath en la Inmensidad Fría, aunque este punto no está del todo claro. Por aquel entonces, la tierra sólo contiene, como formas de vida autóctonas, meras bacterias y algunas algas de fulgor verdeazulado. En los fondos marinos, manipulando el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el citoplasma, por métodos desconocidos para el ser humano, los Antiguos crean al proto-shoggoth, una entidad protoplásmica con capacidad de autoduplicación, la cual comienza a generar formas de vida que servirán de sustento y servidumbre; depurando esta técnica, los mismos shoggoths serán creados, como raza servidora, y comienzan a proliferar. Recreación artística de un Antiguo


  • Hace 900 millones de años: Gracias a la labor de sus esclavos shoggoths, las ciudades de los Antiguos se extienden en las profundidades de todos los océanos del mundo prehistórico, emprendiendo entonces la colonización de la superficie, y cientocincuenta años más tarde, con la llegada de los pólipos volantes a la Tierra, da comienzo una feroz guerra, donde los Antiguos logran conservar la soberanía de los océanos. Los pólipos encontrarán su némesis en la llamada Gran Raza de Yith (y viceversa)...
  • Hace 450 millones de años: Los Antiguos, seres de rara inteligencia e inagotables conocimientos científicos y místicos, prosiguen con sus experimentos biológicos y genéticos, y la explotación subsiguiente de estas formas de vida primitivas; de esta manera se dan a luz los primeros vertebrados, y demás seres vivos del planeta, algunos de los cuales escapan de su control y se extienden por doquier, evolucionando libremente.


  • Hace 350 millones de años: Atravesando espacios más allá de la geometría euclidiana, acontece la llegada al planeta de los distantes xothianos, entre ellos el gran Cthulhu, junto con su progenie, tomando para sí las enormes extensiones de tierra que los cataclismos internos del planeta han hecho emerger - el futuro continente de Mu, para más señas. Con la fundación de la ciudad de R´lyeh y la aparición de los primeros profundos, que se ponen al servicio del gran Cthulhu, los Antiguos marchan a la guerra una vez más, viéndose cada vez más cercados en sus ciudades de las profundidades abisales. Cincuenta millones de años más tarde, algún tipo de suceso cósmico de consecuencias terribles, tiene como resultado el hundimiento de R´lyeh, así como el cautiverio de los Grandes Primigenios (Cthulhu, Yig, Tsathoggua et alia), quienes, es de esperar, continúan actualmente en su confinamiento...

Recreación artística y soportable de un shoggoth
  • Hace 250 millones de años: Primera rebelión de los shoggoths; tras milenios de servidumbre, los shoggoths se revelan contra los Antiguos. Con el paso de los milenios, los shoggoths han ido mostrando una cada vez mayor predisposición a la imitación de sus amos y al aprendizaje de cierto pensamiento básico articulado; a raiz de esto, se desarrollan su sentido de la individualidad y conciencia de su injusta servidumbre; se desata una cruenta guerra, tras la cual vuelven a ser domeñados por sus amos.

  • Hace 160 millones de años: La sucesiva llegada y apogeo, en orden de aparición, del imperio serpiente de Valusia, la llegada de los mi-go desde el lejano Yuggoth, el resurgir de los pólipos volantes, y el imperio yithiano en lo que será Australia, cercan finalmente a los Antiguos en sus metrópolis de ciclópeo basamento, quienes se percatan de que ya no pueden salir del planeta; con el paso de las eras, se han vuelto completamente dependientes de la atmósfera terrícola; aún así, la mayor parte del planeta seguirá en posesión de los Antiguos, momento a partir del cual sólo harán menguar con el paso de las eras.

  • Hace 50 millones de años: otro gran cataclismo sacude la tierra, destruyendo gran parte de las ciudades de los Antiguos, incluida la ciudad original, en la antártica; construyen una nueva, más grande y espléndida, ciudad en el polo sur, sobre la base de un profundo abismo; con las nuevas rebeliones shoggoth, el enfriamiento de los polos por las glaciaciones y el auge de nuevas especies en el resto del planeta, los Antiguos languidecen, y terminan por retirarse a la ciclópea ciudad polar, llevándose consigo a la mayor parte de los shoggoths, y perdiéndose en el olvido con el paso de las eras.

Continuará en la próxima entrega, ¡con la aparición estelar (y marginal) de algunos seres humanos!


6 comentarios:

Zippo dijo...

Buena nota.....

Coyote dijo...

Gracias por el comentario; en breve, la continuación...

Anónimo dijo...

Muy buen puesto. Me tropecé con su blog y quería decir que he disfrutado mucho navegando por tu blog. En cualquier caso, voy a ser la suscripción a tu feed, y espero que escribir de nuevo pronto!

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel

Anónimo dijo...

Gracias, buen trabajo! Este fue el material que tenía que tener.

Jorge Carmona dijo...

excelente nota, gran resumen!